Se denominan tarjetas de lectura sin contacto (contactless),  aquellas que se comunican por radiofrecuencia con los lectores, sin necesidad de hacer contacto físico con ellos, siendo muy útiles en aplicaciones en las que el tiempo de la transacción debe ser corto, como control de acceso, pago de pasajes en transporte masivo y monedero electrónico entre otras.

Los tipos de tarjetas sin contacto más comunes son las Mifare y las de proximidad, por lo que hablaremos de ellas a continuación:

Tarjetas Mifare

Mifare es una marca registrada de NXP Semiconductors, con más de 10 billones de chips y 150 millones de lectores vendidos, es una de las tecnologías de tarjetas inteligentes de memoria sin contacto más utilizadas, cumpliendo con el estándar ISO/IEC 14443 y/o el ISO/IEC 15693, que permite la interoperabilidad de dispositivos de diferentes marcas.

Las tarjetas Mifare más comunes, cuentan con un chip con capacidad de almacenamiento de 1K o de 4K, sin embargo, también existen con memoria de 16K y 32K. La distancia de lectura de esta tarjeta típicamente está en un rango de 5 cm a 10 cm de la terminal, la distancia de lectura depende de la potencia del módulo lector, teniendo en cuenta que existen lectores de mayor o menor alcance.

Las tarjetas Mifare tienen una capacidad de cómputo que no permite realizar operaciones criptográficas o de autentificación mutua de alto nivel, por lo cual sus usos se han focalizado en soluciones de control de acceso, tarjetas de identidad corporativas o tarjetas de transporte urbano. En Colombia, el uso de estas tarjetas se masificó en las primeras fases de Transmilenio, soluciones de automatización de universidades, control de acceso y monedero electrónico.

Tarjetas de proximidad

Las tarjetas de proximidad, al igual que las Mifare son un tipo de tarjeta que opera por cercanía al lector, con la diferencia que no cuentan con un chip de memoria, sino con una antena y un circuito integrado, que al acercarse a un lector, permite la lectura de un número codificado, en un formato específico.

Existen dos tipos de tarjetas de proximidad, las pasivas y las activas. La diferencia principal es que las activas cuentan con una batería interna que les permite un rango de lectura a mayor distancia del lector, al lograr amplificar la señal del lector, pudiendo llegar hasta los 2 metros. La batería de una tarjeta de proximidad activa se agota en un período de entre 2 y 7 años.

A diferencia de las tarjetas Mifare, que como se comentó trabajan bajo el estándar ISO/IEC 14443 y/o el ISO/IEC 15693, las tarjetas de proximidad son todas de tecnología propietaria y por lo tanto no hay interoperabilidad entre diferentes marcas.

Si desea más información sobre las diferentes alternativas de tarjetas, contáctenos y con gusto lo asesoramos.